Médicos serumistas: retos y riesgos

IMPRIMIR

Este año alrededor de 2,300 médicos recién egresados, graduados y colegiados, se desplazarán por la agreste geografía del país para ocupar sus puestos en los miles de establecimientos del primer nivel de atención.

El Colegio Médico del Perú, a iniciativa del ex decano Juan Villena, paga un seguro que los protege (al igual que a todos los médicos hábiles) contra accidentes, es una póliza de S/ 20,000 por gastos de atención y curación en caso de accidentes y con S/ 80,000 en caso de fallecimiento. Además, hacemos un curso gratuito de inducción al SERUMS, les entregamos una guía del SERUMS y un manual de “Quechua Médico”, todos estos gestos sin duda valiosos y de utilidad para los médicos.

El Estado, a través del MINSA, debe asumir su rol agilizando trámites para que los pagos por instalación sean a tiempo, para que las remuneraciones no se retrasen, para que las Fuerzas Armadas y Policiales no demoren tres meses aproximadamente en pagar lo que les corresponde por derecho a los médicos serumistas.

También se debe dar facilidades para la capacitación de los mismos, emitir directivas precisas bajo responsabilidad, para que los funcionarios en todos los niveles faciliten la labor de los serumistas en lugar de obstaculizarlas, como suele ocurrir en algunos establecimientos. La autoridad rectora en salud no puede cerrar los ojos porque necesidades hay y es importante que ejerza dicha autoridad.

A esta generación de médicos serumistas les tocará ejercer la medicina en medio del proceso de rehabilitación de las zonas dañadas por las inundaciones. La emergencia ha pasado y la reconstrucción probablemente se dará en el 2019. Toca a los jóvenes médicos orientar su profesionalismo a la promoción de la salud y prevención de la enfermedad, superando el ejercicio individual, curativo, asistencialista, por un ejercicio social, erigiéndose en líderes de la comunidad, en contacto directo con las organizaciones sociales de esas poblaciones para influir también sobre el desarrollo económico y social de dichos pueblos. Ese es el reto.

Deja un comentario