Huelga Médica… ¿Collar de lágrimas?

IMPRIMIR

Vivimos en una democracia con prácticas dictatoriales, con autoridades anodinas, sin credenciales de haber luchado en favor de una democracia que no entienden pero que usufructúan, por eso andan declarando ilegal una huelga justa, por eso acosan a los profesionales a través de Susalud, por eso amenazan con procesos y despidos, por eso gritan y “levantan la voz” y no dialogan.

El primer punto de la plataforma de la huelga médica es por un aumento del presupuesto al sector salud, eso duele y pone el dedo en la llaga viva y purulenta del sistema político y económico actual. Ya son  82 años recibiendo presupuesto de caridad, aceptando retóricamente que la salud es un derecho humano pero manteniendo un sistema de salud obsoleto, fragmentado, atomizado, desfinanciado, que no permite brindar a nuestra población un servicio oportuno y de calidad, con antiguos y vanos intentos tecnócratas  de reforma sanitaria al margen de los actores sociales y profesionales de la salud, siguiendo la lógica del mercado antes que la lógica de la salud pública.

Los médicos, por lo tanto,  son un batallón de esa élite de mentes esclarecidas que luchan frontalmente contra el modelo productivo de nuestra sociedad, modelo y matriz que solo le interesa seguir impulsando la extracción y venta de nuestras materias primas sin valor agregado, poder fáctico que mira la salud como un gasto, poder insensible que no le conmueve tanto dolor acumulado en la precaria salud de la población y no les conmoverá pues “desgraciadamente el dolor crece en el mundo a cada rato. Crece a treinta minutos por segundo…”.

Los médicos no están luchando por pesetas, ni por soles nuevos o viejos, están luchando por la salud pública, están luchando por principios, por valores, por la dignidad de la salud. Los médicos cuelgan en sus pechos un rosario de dignidad y no un collar de lágrimas.

Deja un comentario