Exigimos un presupuesto digno y justo para la salud de los peruanos

IMPRIMIR

El Perú es un país inmensamente grande, tenemos 1’285,215 km², casi igual que Argentina, un poco menos que México, el doble de Chile, 10 veces más que Cuba y Uruguay, pero tenemos un médico por mil habitantes, mientras que ellos tienen seis, cuatro y tres médicos por mil habitantes.

El Perú es un país inmensamente rico, somos  el primer país productor mundial de harina de pescado, el segundo país productor mundial de cobre y plata, el  cuarto productor de espárragos, el quinto productor mundial de oro y de maíz, el séptimo productor de café.

Pero también somos el primer  país con anemia en Sudamérica (junto a Guyana), el  segundo con TBC Multidrogo Resistente y seguimos ocupando los primeros lugares de países con desnutrición infantil crónica junto a Guyana, Belice y El Salvador.

Poseemos ingentes reservas de manganeso, estaño, cinc y gas, somos uno de los 12 países con la mayor diversidad biológica, ricos en flora y fauna, en peces como el jurel, lenguado, perico, bonito,  etc.

En dos siglos de vida republicana no hemos podido convertirnos en un país industrializado, como lo han hecho otras naciones que con menos riquezas minerales, forestales, agrícolas,  en menos tiempo han alcanzado un alto grado de desarrollo y bienestar.

Tenemos un PBI que bordea  los 200 mil millones de dólares,  reservas internacionales netas (RIN) que bordean los 68 mil millones de dólares y

35 toneladas de oro como reserva en el Banco Central de Reserva.

Tenemos PBI, RIN superiores a Uruguay, por ejemplo, que tiene apenas tres toneladas de oro de reserva y destina  el 8.1% de su PBI a la salud.

Pero  los gobiernos de turno cada año destinan  exiguos presupuestos para la salud de los peruanos, aceptando de palabra que es un derecho, pero tratándola como un negocio.

Por ello, más allá de una visión puramente gremial, los médicos necesitamos encarar con un sentido de unidad principista y patriotismo, la lucha por un financiamiento sostenible, por un nuevo sistema de salud que tenga como eje una atención primaria fuerte, resolutiva, con recursos, tecnología, equipamiento moderno, personal capacitado y motivado, que conciba la salud como un derecho y no como una mercancía y además que incluya una política remunerativa justa y digna para los médicos.

Deja un comentario